Andarines y Korrikalaris

1

Juan Muguerza, a medio camino entre los últimos korrikalaris y los primeros atletas olímpicos

(Fotografía cedida por la familia Muguerza)

“La palabra andarín designaba a la persona que de manera rápida se encargaba de llevar recados, cartas y otros efectos de un lugar a otro utilizando únicamente la fuerza humana. Este oficio, muy extendido en el Antiguo Régimen, acabará desapareciendo con la llegada del ferrocarril y la generalización del resto de los modernos medios de transporte que convirtieron en ineficaz el trabajo de los andarines. Sin embargo, y de forma paradójica, a medida que el oficio se hacía innecesario, la carreras a pie atrajeron la atención del público en una dimensión de puro espectáculo lúdico.

Así, durante el siglo XIX las carreras a pie de andarines, también denominados korrikalaris en algunos lugares, se hicieron muy populares en las fiestas de las localidades de nuestros territorios y pasaron a ser celebradas en grandes espacios públicos como las plazas de toros de Huesca y Pamplona o las plazas mayores de los pueblos”.

De los andarines y korrikalaris al atletismo deportivo, Diputación Foral de Gipuzkoa.

Long Run

“La tirada larga es esencial para mi. Hace que me acostumbre a correr durante mucho tiempo. Le dice a mi mente y a mi cuerpo lo que necesita. Cuantas más tiradas largas hago, mejor responde mi cuerpo a correr durante más tiempo y a actuar durante una prueba (…)

Una tirada larga es como la vida, porque subes y bajas sintiendo que tienes muchos desafíos. Pero cuando acabas te sientes muy feliz”.

Eliud Kipchoge, Kaptagat (Kenia)

Referencia: The long run, an inside view, NN Running Team (23.04.2020)

 

Epidauro

15 Micenas 08 Epidauro

Estadio del santuario de Epidauro (noviembre 2009)

“La medicina que se practicaba en este santuario estaba más relacionada con la sanación espiritual que con la ciencia (…). Actividades como la música, los cantos y las representaciones teatrales formaban parte del proceso de sanación, pues se consideraba que podían llevar al espectador a un beneficioso estado de concentración y renovación espiritual (catarsis en griego).

Paralelamente al cuidado espiritual, los enfermos eran animados a hacer ejercicio, tanto en la palestra como al aire libre, en el estadio (…). En definitiva, el descanso, la dieta sencilla, la higiene y el ejercicio, así como la asistencia a espectáculos en el teatro acercaban este santuario más a un balneario que a un hospital moderno“.

Movellán Luis, M. (marzo 2020): “Epidauro, el sanatorio de Grecia”. Historia National Geographic, número 195.

15 Micenas 09 Epidauro

Teatro del santuario de Epidauro (noviembre 2009)