La mirada de Zatopek

Alain-Mimoun-l-und-Emil-Zatopek-bei-den-Olympischen-Spielen-1956-in-Melbourne

Emil Zatopek nunca fue el más elegante ni el más estiloso corriendo sobre la pista. Su ritmo desacompasado, su constante cabeceo transmitiendo sufrimiento y fatiga, y su rostro siempre desencajado hacían sentir al espectador que en cualquier momento el corredor checoslovaco iba a caer al suelo exhausto por el esfuerzo.

Pero Emil, el sencillo, el humilde, había forjado su carácter en los duros años de la Segunda Guerra Mundial, y su ambición, valentía e inusitada capacidad de resistencia y sacrificio le convirtieron en uno de los mejores fondistas de la historia.

Sigue leyendo

Paréntesis

WPP

Me gusta esta etapa del año. El frío, la pausa de los días más cortos. La rutina ya instalada desde el inicio del nuevo curso, con sus anhelos y sus nuevos proyectos. Esta etapa en la que, en definitiva, el atletismo nada a contracorriente de la fábula de la hormiga y la cigarra, y en lugar de recoger y almacenar durante el buen tiempo para cuando llegue el largo invierno, es momento de cargar, de acumular volumen, trabajo y paciencia para cuando lleguen los días de sol y aire libre disfrutar al máximo con los deberes cumplidos.

Las semanas en las que la soledad del entrenamiento, entre el olor del gimnasio y el barro del cross, se hace más patente, tan alejados como estamos de las competiciones que condicionan todo el año.

Sigue leyendo